Origen del Sufragio

El origen del sufragio es un dato histórico relevante que deja constancia de la importancia de los cargos de elección popular. Los habitantes de las naciones expresan su voluntad y eligen a quienes por un tiempo determinado serán los responsables del destino de su país.

¿Qué es el Sufragio?

 El sufragio es la base de la democracia, el término se refiere al derecho ciudadano que tiene cada uno de los habitantes del país, para elegir de forma voluntaria a los candidatos a cargos políticos.

La participación democrática se materializa a través del voto, de forma constitucional y voluntaria. Actualmente, todos los habitantes de una nación, que cumplan con los requisitos necesarios, pueden ejercer su derecho a sufragar.

Para que un ciudadano pueda sufragar, tiene que ser mayor de edad, además, debe estar en completo dominio de sus facultades mentales.

En el sufragio universal, toda la población sin importar raza, sexo, creencias religiosas o condición social puede elegir a sus gobernantes.

Tipos de Sufragio

Los tipos de sufragio que existen actualmente son los siguientes:

  • Sufragio Universal: es el que te garantiza tu derecho al voto.
  • Sufragio restringido: consiste en que la elección se realiza solo con un sector determinado de la población.
  • Sufragio Obligatorio: es cuando participar en la elección tiene carácter de obligatoriedad.
  • Sufragio Voluntario: es el que se realiza por decisión propia y consciente.
  • Sufragio Igualitario: es cuando un ciudadano se le asigna un solo voto en el momento en que se realizan las elecciones.

Es una práctica común en algunos países que en el sufragio solo puedan participar los ciudadanos por nacimiento. Esto deja un amplio margen de la población sin derecho a expresar su opinión.

Origen del Sufragio

Originalmente, el poder político estaba en manos de presidentes y cámaras de representantes de los diversos partidos políticos existentes, por lo cual se necesitaba un mecanismo que controlara la forma de elegir a las personas que ejercían estos cargos legislativos.

Se establece un sistema electoral para seleccionar a los miembros de la política. En un principio, el sufragio era solo para grupos de élite que seguían de alguna manera controlando el poder, a pesar de realizar una elección.

Con el tiempo, el sufragio evoluciona de forma positiva y comienza a incluir a todos los ciudadanos que voluntariamente quisieran participar en la contienda electoral.

A través de la historia, numerosos grupos fueron excluidos de participar en elecciones, por ejemplo, los súbditos de señores feudales, que no tenían derechos de ningún tipo, o los esclavos porque eran considerados por debajo del nivel de los hombres libres.

Una de las luchas más significativas es la del voto de la mujer, a la que no se le tomaba en cuenta para elegir autoridades, debido a que se le consideraba no apta para participar en una elección formal.

Finlandia fue la primera nación en el mundo en realizar una elección con características democráticas. Luego la sigue Nueva Zelanda en el año 1893. Por parte de América Latina, Uruguay es el sexto país en legitimar el voto femenino.

Cabe resaltar, que fue en el año 1.948 que se reconoce como válido el voto de la mujer de forma plena y para 1.951 se implementa el sufragio femenino en la nación Argentina.

Las luchas obreras, los avances históricos de Revolución Industrial y la consolidación de los poderes públicos, contribuyeron a que se estableciera el voto universal, secreto y directo en los sistemas electorales de los países democráticos.

El voto femenino es el símbolo de una lucha doble, ya que representa la batalla por lograr tener voz en la realidad socio política del país, además, muestra la consolidación de los ideales de igualdad entre el hombre y la mujer en la sociedad.

¿Cómo funciona el sistema electoral?

La democracia se fundamenta en estructuras dinámicas que evalúan y cuantifican el nivel de aceptación popular de los representantes de la política nacional que opten por un cargo, por esta razón debes conocer cómo funciona el sistema electoral.

¿Qué es el Sistema Electoral?

El sistema electoral es un conjunto de normativas y procedimientos legales que sirven para establecer los parámetros en los que se fundamentan las elecciones y cómo se gestionan los resultados obtenidos.

Un sistema electoral puede instaurarse con fines políticos para elegir a los representantes de los poderes públicos a todo nivel, entre ellos al propio Presidente de la República.

Mediante este sistema los electores seleccionan a sus dirigentes, quienes cumplen con una campaña donde informan acerca de los planes de gobierno, para que el electorado tome una decisión según su preferencia política.

La actividad de los partidos políticos es regida por un sistema electoral, a través de mecanismos que establecen las normas sobre todos los aspectos que involucran las campañas electorales.

El sistema electoral dirige todos los detalles del proceso de la votación, cuándo va a realizarse, quiénes pueden participar con su voto, los requisitos para los candidatos, cómo se emite y la forma de contar cada uno de los votos.

Por lo general, los sistemas electorales cuentan con fundamentos establecidos por la constitución de cada nación, además deben acatar las normativas que impone la ley electoral vigente.

Las comisiones electorales son los organismos políticos que se encargan de velar porque se cumplan los estatutos que emanan de los entes competentes para la legislación electoral.

Variaciones del sistema electoral

Algunas de las variaciones de los sistemas electorales más frecuentes son:

  • Escrutinio mayoritario Nominal: es donde los votantes pueden elegir un único candidato, para determinar el ganador, se cuentan las boletas electorales y el vencedor es quien tenga la mayoría simple o sea el mayor número de votos.
  • Sistema de segunda vuelta electoral: consiste en realizar una segunda ronda, pues el candidato ganador debe obtener más de la mitad de los votos para declararse como vencedor de la contienda.
  • Escrutinio proporcional plurinominal: es el sistema electoral donde el número de votos obtenido determina la cantidad de escaños que les son asignados en un organismo de carácter legislativo.
  • Votación referencial: el elector selecciona al candidato de su preferencia entre contenidos en una lista donde los postula un partido político.
  • Sistema mixto: combina dos o más modalidades del sistema electoral, usualmente se trata de unir los sistemas proporcionales y los no proporcionales para sacarle mayor provecho a una elección.

El diseño electoral

La clave para lograr un diseño eficiente de un sistema electoral es crear una lista de criterios a tomar en cuenta para y cumplir el objetivo inicial planteado. Se deben priorizar los aspectos pertinentes para realizar una valoración sobre cuál es el tipo de organización que resulta más conveniente.

El diseño de los sistemas electorales presenta una estrecha relación con los aspectos administrativos y organizativos de las elecciones, como la distribución de los centros de votación, la selección de candidatos, el apoyo de cada uno de los partidos políticos, las alianzas y el registro de electores.

Los elementos del diseño electoral se agrupan en áreas de la legislación, todos los aspectos sobre la presentación de las boletas, requisitos para elegir y ser elegido, registros, campañas electorales y publicación de resultados.

La fórmula electoral es el criterio que determina el candidato ganador. En las elecciones legislativas son las reglas para decidir los miembros que tendrá el órgano legislativo, donde los votos se transforman en escaños.

En las elecciones presidenciales la fórmula electoral es la referencia de lo que se necesita para que un candidato sea elegido y declarado como ganador.

Resultados de las elecciones locales europeas 2019  

Los resultados de las elecciones locales Europeas del 2019 representaron un cambio, ya que por primera vez, los grandes partidos de tendencias políticas de centroderecha, centroizquierda y proeuropeos experimentaron una baja en cuanto a los escaños en el Parlamento Europeo.

¿Qué es el Parlamento Europeo?

El Parlamento Europeo es una de las 7 instituciones de poder legislativo de la Unión Europea. Está compuesto por 705 miembros que son llamados Eurodiputados, que cumplen funciones como representantes de todos los países que conforman la Comunidad de ese continente.

Antes de la implementación de Brexit, el Parlamento disponía de 751 Eurodiputados, este número tuvo que redefinirse ya que con la salida del Reino Unido de a Unión Europea se recurrió a la redistribución de los escaños entre los países que aún permanecen en el ente legislador.

La función general del Parlamento Europeo consta de responsabilidades presupuestarias, de implicaciones legales y constitucionales, además, funge como un organismo de supervisión y control.

El Parlamento Europeo entró en funciones desde el año 1952, aunque las primeras elecciones para determinar quienes conformarían sus miembros se realizaron por primera vez en el año 1979. La sede del organismo es el Estrasburgo en Francia, Bruselas en Bélgica y en Luxemburgo.

Las elecciones para seleccionar a los miembros del Parlamento se realizan cada 5 años, la última contienda electoral donde sufragaron directamente los votantes de los países pertenecientes a la Comunidad Europea se celebraron del 23 al 26 de mayo del 2019.

¿Qué hace el Parlamento?

Las competencias legislativas del Parlamento consisten en aprobar las propuestas de la Comisión Europea, actuando de forma conjunta con el Consejo de la Unión Europea.

El ente legislador también decide sobre acuerdos internacionales donde estén involucrados países de la comunidad y revisan el programa de trabajo de la comisión.

Las competencias del Parlamento Europeo son bastante amplias, ya que pueden ejercer el control democrático de las instituciones, eligen o censuran países miembros.

Aprueban las gestiones de presupuesto de la Unión Europea y debaten la política monetaria con el Banco Central Europeo. Además, puede cumplir el rol de observador electoral.

Participación de España en las elecciones del Parlamento Europeo del 2019

El número de diputados por cada país es proporcional a la cantidad de habitantes que tenga la nación. También deben seguir una regla para la asignación de escaños, la cual consiste en que ningún país puede tener menos de 6 lugares en el parlamento, tampoco contará con más de 96 Eurodiputados.

Una de las particularidades de los Eurodiputados es que el número total de miembros no excederá los 704 escaños más el presidente. Adicionalmente, los participantes se agrupan por afinidades políticas y no por el país de origen.

La distribución de los escaños del Parlamento Europeo de las elecciones del 2019 presenta las siguientes características:

  • Alemania es el país con mayor número de escaños, con un total de 96, lo siguen de cerca Francia (79) Italia (76) y España con (59), la cantidad de participantes de la nación española aumentó en 5 sus miembros luego de la salida del Reino Unido del Parlamento Europeo.
  • Los eurodiputados se reúnen en función de su militancia política, estas alianzas pueden formarse antes o después de instalarse formalmente la legislatura, actualmente hay 8 grupos políticos activos dentro del parlamento.

En el caso de España, los 59 escaños se reparten entre los siguientes grupos políticos:

  • 13 del partido PPE (Partido Popular Europeo)
  • 21 escaños del partido S&D (Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas)
  • 9 Renew (Grupo Liberal Renew Europa)
  • 3 Verdes/ALE (Los verdes – Alianza Libre Europea)
  • 4 ECR (Conservadores y Reformistas Europeos)
  • 6 Izquierda Unitaria Europea
  • 3 No Adscritos

 En cuanto a los porcentajes locales de las elecciones, en España el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) obtuvo 32,8% de los votos para escaños en el Parlamento Europeo, y el Partido Popular de centro derecha logró el segundo lugar.

Finalmente Vox, partido de extrema derecha, quedó con el 6,2% de la votación en general.

Principios de la democracia, conócelos aquí

En el mundo la gran mayoría de los sistemas disponen de ciertas bases que los sustentas, tal como ocurre con los principios de la democracia, conócelos con la información que se presenta a continuación.

Su origen

Estos principios se basan en la libertad, en tal sentido, en una sociedad se consulta a los ciudadanos de un país sobre quien desea que dirija la nación, para tener una visión amplia de lo que la mayoría desea. Este proceso participativo ha hecho la diferencia, desde la antigua Grecia hasta la actualidad.

Sin embargo, la democracia no es perfecta, a pesar de que permite la participación de la mayoría y la libertad de elegir a quien los represente para gobernar el estado, en el ejercicio de la misma puede haber desviaciones, como el populismo, la no representación, la pérdida de la objetividad, entre otros,

La mayoría de los Estados o países democráticos tienen plasmados  sus principios, valores, territorialidad  y otros aspectos que regulan su convivencia nacional e internacional, en una ley magna llamada constitución, donde están enmarcadas todas las leyes promulgadas en la nación y que dan sustento a la democracia.

Los principios de la democracia

Los principios básicos, simples y universales que rigen la democracia son la participación popular, la representación, la racionalidad de la ley, la libertad, el progreso y el pluralismo.

La participación popular

El poder de la decisión recae sobre el pueblo o la autodeterminación del colectivo, para elegir a quién gobernará, sus representantes, de acuerdo con sus necesidades inmediatas, todo por su voluntad, en la búsqueda de la felicidad y el bien común.

Sin embargo, es fundamental comprender que el Pueblo no es el Estado, este el poder supremo que aplica las leyes.

 

La Representación

En la relación del estado o gobierno con el pueblo, la calidad de la misma debe ser homogénea. Estos significa que los ciudadanos tendrán su representación entre los gobernantes, para así sentir que participan en la dirección de la nación, con honestidad, imparcialidad y un alto criterio de la gestión, englobando múltiples aspectos como lo son educación, salud, producción entre otros.

Racionalidad de la ley

Los aspectos contemplados en las leyes aplican para todos, pero deben adaptarse a la situación y a los cambios que se generen en la sociedad con el paso del tiempo. La ley no solo contempla castigos o sanciones, sino que permite resolver conflictos y marcar el rumbo, que el pueblo desea para su estado, es decir, a donde quieren llegar para ser un mejor país.

Libertad

La razón de todo este sistema es respetar la autodeterminación particular, siendo la libertad el aspecto donde convergen el derecho común y el derecho individual, garantizando el bienestar del ser humano ante todo y marcando el límite donde comienza y termina la potestad de cada ciudadano, a través del gobierno donde todos están representados.

Progreso

La sociedad busca el desarrollo de potencialidades individuales que activen la producción colectiva para obtener mejores y mayores beneficios. Estos permiten ampliar sus horizontes, generando cambios en las instituciones, que se adapten al avance social, económico e industrial, respecto a las voluntades populares.

Pluralismo

Las instituciones de poder deben ser equilibradas, autónomas y representativas, donde la suma de ellas garantice la integración y representación de la autonomía individual y colectiva.

Esto se lleva a cabo con funciones independientes a los intereses del gobierno y del pueblo, que afiancen el pluralismo limitándose unas a otras para mantener el control y la equidad.

Por último, es fundamental mencionar los principios éticos de los ciudadanos que deben estar inmersos en estado democrático y en cada una de sus instituciones, como la transparencia, funcionalidad, igualdad y respeto.