Origen del Sufragio

El origen del sufragio es un dato histórico relevante que deja constancia de la importancia de los cargos de elección popular. Los habitantes de las naciones expresan su voluntad y eligen a quienes por un tiempo determinado serán los responsables del destino de su país.

¿Qué es el Sufragio?

 El sufragio es la base de la democracia, el término se refiere al derecho ciudadano que tiene cada uno de los habitantes del país, para elegir de forma voluntaria a los candidatos a cargos políticos.

La participación democrática se materializa a través del voto, de forma constitucional y voluntaria. Actualmente, todos los habitantes de una nación, que cumplan con los requisitos necesarios, pueden ejercer su derecho a sufragar.

Para que un ciudadano pueda sufragar, tiene que ser mayor de edad, además, debe estar en completo dominio de sus facultades mentales.

En el sufragio universal, toda la población sin importar raza, sexo, creencias religiosas o condición social puede elegir a sus gobernantes.

Tipos de Sufragio

Los tipos de sufragio que existen actualmente son los siguientes:

  • Sufragio Universal: es el que te garantiza tu derecho al voto.
  • Sufragio restringido: consiste en que la elección se realiza solo con un sector determinado de la población.
  • Sufragio Obligatorio: es cuando participar en la elección tiene carácter de obligatoriedad.
  • Sufragio Voluntario: es el que se realiza por decisión propia y consciente.
  • Sufragio Igualitario: es cuando un ciudadano se le asigna un solo voto en el momento en que se realizan las elecciones.

Es una práctica común en algunos países que en el sufragio solo puedan participar los ciudadanos por nacimiento. Esto deja un amplio margen de la población sin derecho a expresar su opinión.

Origen del Sufragio

Originalmente, el poder político estaba en manos de presidentes y cámaras de representantes de los diversos partidos políticos existentes, por lo cual se necesitaba un mecanismo que controlara la forma de elegir a las personas que ejercían estos cargos legislativos.

Se establece un sistema electoral para seleccionar a los miembros de la política. En un principio, el sufragio era solo para grupos de élite que seguían de alguna manera controlando el poder, a pesar de realizar una elección.

Con el tiempo, el sufragio evoluciona de forma positiva y comienza a incluir a todos los ciudadanos que voluntariamente quisieran participar en la contienda electoral.

A través de la historia, numerosos grupos fueron excluidos de participar en elecciones, por ejemplo, los súbditos de señores feudales, que no tenían derechos de ningún tipo, o los esclavos porque eran considerados por debajo del nivel de los hombres libres.

Una de las luchas más significativas es la del voto de la mujer, a la que no se le tomaba en cuenta para elegir autoridades, debido a que se le consideraba no apta para participar en una elección formal.

Finlandia fue la primera nación en el mundo en realizar una elección con características democráticas. Luego la sigue Nueva Zelanda en el año 1893. Por parte de América Latina, Uruguay es el sexto país en legitimar el voto femenino.

Cabe resaltar, que fue en el año 1.948 que se reconoce como válido el voto de la mujer de forma plena y para 1.951 se implementa el sufragio femenino en la nación Argentina.

Las luchas obreras, los avances históricos de Revolución Industrial y la consolidación de los poderes públicos, contribuyeron a que se estableciera el voto universal, secreto y directo en los sistemas electorales de los países democráticos.

El voto femenino es el símbolo de una lucha doble, ya que representa la batalla por lograr tener voz en la realidad socio política del país, además, muestra la consolidación de los ideales de igualdad entre el hombre y la mujer en la sociedad.